¿Qué es el tiempo de trabajo?

El tiempo de trabajo es el tiempo que un/a trabajador/a dedica a un trabajo remunerado. Un tiempo de trabajo adecuado es un elemento esencial de las condiciones laborales y tiene un gran impacto en los ingresos, el bienestar y las condiciones de vida de los/as trabajadores/as.

Aunque un mayor número de empleados/as que trabajan más horas puede contribuir a aumentar la producción de una empresa, la productividad (es decir, la producción por unidad de insumo) disminuye en la práctica. El exceso de tiempo de trabajo también puede generar problemas a la empresa, como accidentes y mala calidad del trabajo debido a la fatiga. Trabajar muchas horas puede tener efectos mentales, físicos y sociales negativos. Puede generar problemas a los/as trabajadores/as, como incapacidad para disfrutar de una vida personal, emprender un desarrollo académico o profesional y acceder a servicios como la asistencia médica durante el horario de atención.

Muchas empresas disponen de una política de horas máximas de trabajo y horas extraordinarias, así como de otras políticas sobre descansos durante el trabajo, períodos de descanso fuera del trabajo y vacaciones pagadas. No obstante, muchos países carecen de leyes y protecciones adecuadas para los/as trabajadores/as en relación con el tiempo de trabajo y los salarios, y algunas empresas pueden aprovecharlo exigiendo a los/as trabajadores/as que trabajen un número excesivo de horas o permitiendo que soliciten un número excesivo de horas extraordinarias si su salario normal no es suficiente para vivir. En tales casos, las disposiciones sobre normas laborales internacionales constituyen una referencia pertinente para las políticas de la empresa en materia de tiempo de trabajo.

Las nuevas formas de tiempo de trabajo, como las semanas laborales comprimidas, los regímenes de tiempo de trabajo escalonados, los horarios laborales anualizados, el horario flexible y el trabajo de guardia, ofrecen nuevas oportunidades y plantean retos.

¿Cuál es el Dilema?

¿Cómo puede una empresa asegurarse de que respeta las normas internacionales y las leyes nacionales pertinentes en materia de tiempo de trabajo cuando los/as trabajadores/as se ven obligados/as a trabajar, no tienen opción alguna u operan en un contexto que les obliga a aceptar un horario de trabajo excesivo? Los/as trabajadores/as pueden verse obligados a trabajar más horas debido a interrupciones en la producción o pedidos excesivos; o pueden solicitar trabajar más horas para ganar lo suficiente para mantenerse a sí mismos/as y a sus familias. Esto podría producirse también en un país en el que las jornadas laborales largas se aceptan culturalmente, o en el que el Gobierno no restringe el tiempo de trabajo ni aplica eficazmente la ley.

Garantizar la conciliación entre el trabajo y la vida personal responde a las políticas familiares

Las jornadas laborales prolongadas afectan no solo a los/as trabajadores/as, sino también a sus familias. Las políticas favorables a la familia (incluidas las bajas parentales y por enfermedad remuneradas, el apoyo a la lactancia, una atención infantil asequible y de calidad, regímenes de trabajo flexibles y el acceso a medidas mínimas de protección social) no solo están relacionadas con una mayor productividad de los/as trabajadores/as y la capacidad para atraer, motivar y retener a los/as empleados/as, sino que también dan lugar a niños/as más sanos/as y mejor educados/as, una mayor igualdad de género y un crecimiento sostenible. Sin embargo, para cientos de millones de trabajadores/asen cadenas de suministro globales, los derechos básicos que les proporcionan el tiempo, los servicios y los recursos para apoyar a sus familias están en gran medida ausentes.

El tiempo de trabajo es un factor esencial que puede contribuir a facilitar la conciliación entre vida laboral y personal (por ejemplo, mediante reducciones de las horas de trabajo y determinadas modalidades de organización flexible del tiempo de trabajo), u obstaculizarlo (por ejemplo, horarios excesivamente prolongados, regímenes impredecibles). Las empresas pueden garantizar la conciliación de la vida familiar y la vida profesional aplicando políticas favorables a la familia conformes con las normas laborales internacionales sobre conciliación.

Prevalencia de infracciones del tiempo de trabajo

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso de manifiesto que, en 2016, 479 millones de personas, o el 9 % de la población mundial, trabajaban al menos 55 horas semanales.

Las principales tendencias incluyen las siguientes:

  • El porcentaje de personas que trabajan jornadas largas crece y tiene consecuencias para la salud de los/as empleados/as. Entre 2000 y 2016, en términos relativos, la proporción de la población que trabaja al menos 55 horas semanales ha aumentado en un 9 %. Las largas jornadas laborales provocaron en 2016 745 000 muertes por ictus y cardiopatía isquémica, un 29 % más que en 2000. También se ha comprobado que un exceso de horas de trabajo aumenta el riesgo de lesiones, independientemente del número de horas normales de sueño.
  • Un aumento de los puestos de trabajo flexibles, temporales o por cuenta propia y del «trabajo colaborativo» debido a la propagación del teletrabajo, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como los mercados de trabajo desregulados, también ha acentuado la tendencia al aumento de las horas de trabajo. Esto ha dado lugar a la desaparición de los límites entre el tiempo de trabajo y los períodos de descanso.
  • En muchas partes del mundo, existe un vínculo significativo entre los salarios bajos y el exceso de tiempo de trabajo. La OIT señala que la proporción de trabajadores/as que realizan jornadas laborales excesivamente prolongadas es más del doble en los países en desarrollo que en los países desarrollados. En los países en desarrollo, las jornadas laborales prolongadas obedecen fundamentalmente a unos salarios bajos, lo que significa que los/as trabajadores/as deben trabajar a menudo muchas horas para llegar a fin de mes; mientras que, en los países desarrollados, puede esperarse que ciertas categorías de trabajadores/as profesionales y directivos/as trabajen las horas que sea necesario para completar sus tareas, o que hagan largas jornadas para demostrar su compromiso con la organización y, de este modo, avanzar en su carrera profesional.
  • La pandemia de COVID-19 ha exacerbado aún más el vínculo entre los salarios bajos y las jornadas laborales prolongadas, de manera a algunos proveedores y trabajadores/as deben trabajar con horarios aún más amplios.

Impactos en las empresas

Las empresas pueden verse afectadas por infracciones del tiempo de trabajo en sus operaciones y cadenas de suministro de múltiples maneras:

  • Los riesgos legales pueden darse si una empresa no cumple los límites legales sobre horas extraordinarias o no paga a los/as trabajadores/as por las horas extraordinarias trabajadas. Si un/a trabajador/a sufre un accidente o un problema de salud debido a un exceso de trabajo, una empresa también puede enfrentarse a problemas legales planteados por la persona o un sindicato.
  • Los riesgos operativos son comunes cuando los/as trabajadores/as trabajan en exceso, ya que es más probable que cometan errores o tengan un rendimiento deficiente en sus tareas. Esto puede dar lugar a incidentes relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo, a accidentes durante los desplazamientos al trabajo (por ejemplo, quedarse dormido al volver a casa del trabajo después de un turno largo) y a problemas con la calidad de los productos fabricados.
  • El bienestar de los/as trabajadores/as puede verse afectado cuando las horas de trabajo son excesivas y no se toman los descansos o vacaciones adecuados. Los/as trabajadores/as cansados y con exceso de trabajo tienen más probabilidades de padecer enfermedades físicas, desarrollar problemas de salud mental como estrés y ansiedad, cometer errores debido a la fatiga o causar accidentes en el lugar de trabajo. Esto puede dar lugar a que los/as trabajadores/as abandonen una empresa, a una reducción de la productividad, y a mayores tases de absentismo y enfermedad.
  • Los daños a la reputación pueden ser significativos cuando los problemas de los/as trabajadores/as se hacen públicos. Esto puede provocar una reducción de la captación de talento y críticas de accionistas y clientes. Un ejemplo reciente son las 100 horas de trabajo semanales previstas para los/as becarios/as de verano en bancos del Reino Unido y los Estados Unidos, que dieron lugar a reclamaciones de explotación.
  • Riesgos financieros: Los riesgos operativos pueden transformarse en riesgos financieros si dan lugar a interrupciones en los procesos internos o a la escasez de suministros, lo que, a su vez, puede alterar la producción.

Impacto sobre los derechos humanos

La infracción del tiempo de trabajo puede repercutir en una serie de derechos humanos,[1] incluidos, entre otros:

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Las siguientes metas de los ODS se refieren al tiempo de trabajo:

  • Objetivo 5Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas»), Meta 5.4: Reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados mediante servicios públicos, infraestructuras y políticas de protección social, y promoviendo la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país. Los límites del tiempo de trabajo ofrecen más tiempo para que hombres y mujeres contribuyan de manera más equitativa a los cuidados no remunerados y al trabajo doméstico.
  • Objetivo 8Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos»), Meta 8.8: Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos/as los/as trabajadores/as, incluidos/as los/as trabajadores/as migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios.

Recursos clave

Los siguientes recursos ofrecen más información sobre el modo en que las empresas pueden abordar de manera responsable infracciones del tiempo de trabajo en sus operaciones y cadenas de suministro:

  • OIT, Working Time in the Twenty-First Century (Tiempo de trabajo en el siglo veintiuno): Un informe sobre las tendencias y los avances recientes en materia de tiempo de trabajo en todo el mundo.
  • OIT, Guía para establecer una ordenación del tiempo de trabajo equilibrada: Una guía práctica o manual de instrucciones sobre los regímenes de tiempo de trabajo, también conocidos como «horarios de trabajo».
  • Ethical Trading Initiative, Base Code Guidance: Working Hours (Guía del Código Básico: horas de trabajo): Una guía paso a paso para las empresas para mejorar el horario laboral en las cadenas de suministro.
  1. Al introducir la responsabilidad empresarial basada en la debida diligencia para respetar los derechos humanos, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos (Principios Rectores) desplazan la atención del impacto en las empresas al impacto en los derechos humanos. En el apartado «Consideraciones de debida diligencia» se incluye información adicional sobre los Principios Rectores.